miércoles, 24 de noviembre de 2010

Musaka de garbanzos

El otro día tuve como invitada a una buena amiga.  Le prometí que pondría esta receta en el blog.  Pero por supuesto también voy a poner el postre, del que se encargó ella.  Un postre muy rico y muy sano y como vereis en la foto, casi que se come sólo con la vista.
Para que ella probase preparé realmente dos musakas.  Una con un relleno hecho con garbanzos y otro preparado con soja texturizada fina.  Salieron muy ricas las dos.

Así pués para una gran amiga que vale su peso en oro, o mejor aún, en diamantes.Vai por ti Sara!!



Ingredientes:
2 berenjenas
2 vasos de tomate natural triturado
1 cebolla
300 gr. de garbanzos cocidos,
2 dientes de ajo,
harina integral
aceite de oliva virgen, sal, orégano
Para la bechamel:
aceite
margarina
nuez moscada
pimienta negra
harina integral
leche
sal
Preparación:
Lavamos las berejenas.  Cortamos las esquinas y después las cortamos en lonchas longitudinales.  Les echamos sal y las dejamos media hora reposando.
Después las pasamos por agua para sacarles la sal.  Las escurrimos.  Las pasamos por la harina y las ponemos en una sartén con abundante aceite a freír.  Las hacemos por los dos lados.  Las retiramos y ponemos a escurrir sobre papel de cocina para retirar el aceite sobrante y reservamos.
Picamos los garbanzos con ayuda de una batidora.
Por otro lado en otra sartén ponemos la cebolla y el ajo a pochar en aceite caliente.  Incorporamos los garbanzos y dejamos que se hagan unos minutos a fuego lento.  Añadimos el tomate triturado, el comino y la sal.  Removemos.  Dejamos unos 5 minutos más.  Retiramos y reservamos.
Preparamos la bechamel.
Para ello calentaremos en una pequeña tartera la margarina hasta que esté derretida.  Añadimos la harina.  Dejamos que se tueste un poco y vamos añadiendo la leche poco a poco a medida que vaya necesitando la salsa y de tal manera que quede con la textura que deseamos.
Echamos un poco de sal, nuez moscada y pimienta.  Removemos y una vez lista retiramos.
En una fuente de horno.  Ponemos un poco de aceite para que las berenjenas no se peguen.  Colocamos un fila de berenjenas de tal manera que cubra la base de la fuente.  Esparcimos una pizca de sal por encima.  Ponemos el relleno de garbanzos y de nuevo una fila de berenjenas que los cubra y echamos una pizca de sal.
Vertemos la salsa bechamel por encima.  Espolvoreamos un poco de orégano y metemos en el horno medio unos 20 minutos.
Servimos acompañado de una ensalada verde.
............................................................
Para la otra musaka lo único que hay que hacer es sustituir el garbanzo por soja texturizada y realizar el mismo proceso.

Otra manera de hacerla y para que no tenga tanta grasa sería hacer las lonchas de berenjena (sin rebozar) a la plancha.  Para ello haremos las lonchas un poco más gordas para que no se sequen mucho.
Sara, me ha encantado comer contigo.  Hay que repetirlo.  Gracias por todo.
Ah!, y lo prometido, el postre:  fue hecho con naranja y kiwi al natural con un poco de miel de brezo por encima.  Sabrosísimo.